Martes, 24 Mayo 2016

Desarrollo de una política energética para la leña y el carbón vegetal

política energética para la leña y el carbón vegetal

política energética para la leña y el carbón vegetal

Un presupuesto energético típico, en un país en vía de desarrollo, depende mucho de la leña y del carbón vegetal, para la cocina y la calefacción doméstica
Si un país busca garantizar un adecuado suministro de leña y de carbón vegetal para sus ciudadanos, el primer paso a dar es formular una política energética nacional para la leña y el carbón vegetal, cuyo objetivo debe ser nacional, puesto que la asignación de recursos necesarios para satisfacer la demanda de leña exige una acción a dicho nivel
Una política nacional para la leña tiene también que entrelazarse con la política energética nacional, que cubra todo el campo del empleo de energía, ya que el abastecimiento de leña no puede aumentar sin insumos correspondientes de combustibles líquidos, electricidad, etc. Sin embargo, es posible dar un primer paso comenzando por la leña y el carbón vegetal y otros combustibles usados en grandes cantidades para fines domésticos.

Los tres principales aspectos a tomarse en cuenta, cuando se formula una política energética para la leña son:
  • Las dimensiones actuales y características del recurso maderero y de su futuro desarrollo.
  • El esquema actual del consumo de leña y de carbón vegetal, y su posible desarrollo futuro.
  • Cómo se produce y distribuye la oferta actual, y qué posibilidades hay de racionalización y mejora.
  • |